La importancia de enseñar a los niños de dónde provienen sus alimentos

Hoy en día la mayoría de los niños solamente ubican a los alimentos que provienen de una tienda. Reconectar a los niños a los orígenes de la comida puede ayudar a construir su entendimiento conceptual de los fuentes de la comida así como para formar hábitos alimenticios sanos.

Compartimos algunas ideas para ayudar a los niños entender de dónde proviene la comida que consumen:

Planta tu propio jardín. Un jardín de hierbas o vegetales se puede hacer a la medida del espacio que tu tienes disponible. Hasta una sola planta de tomate cherry en una maceta en tu patio da la oportunidad a tus hijos a observar el crecimiento y ciclo de cosecha de alimentos locales.

Intenta comer por lo menos un platillo cada semana preparada con puros productos de temporada: esto significa utilizar solamente las frutas y verduras que sean de temporada, y no sean importadas o de otras regiones. Si compras en un puesto de verduras de una huerta o te unes a un programa de Agricultura Sostenida por la Comunidad es muy fácil hacerlo, porque ellos solamente ofrecen productos de temporada. Los niños más grandes podrían disfrutar hacer una gráfica de cuando sus frutas o verduras favoritas son de temporada.

Únete a un programa de Agricultura Sostenida por la Comunidad (ASC). Este nuevo sistema consiste en huertas locales que ofrecen subscripciones de vegetales orgánicos. Una familia puede ser miembros de la huerta y recibir una cosecha de lo que hay en la huerta cada semana.

Visita a tu huerta local con tus hijos. Podrán ver dónde crece su comida y observar de cerca las plantas y hasta verduras que a lo mejor no conocían. Tendrán la oportunidad de hablar con el granjero. Incluso puedes hacer la visita a la huerta más divertida con algunas de estas ideas:

Juega a ver quién puede identificar la mayor cantidad de plantas en la huerta

Genera mayor interacción con los niños pequeños estimulando sus sentidos: ¿cómo se siente la verdura? ¿Su piel es rugosa o suave? ¿qué color es? ¿a qué suena el vegetal cuando lo tocas? ¿está hueco, suena como un tambor? ¿A qué huele? ¿A qué sabe? ¿Crees que será jugosa o seca? ¿Dulce o salado? etc.

Haz una “busqueda de tesoro”: realiza una lista de compras antes de ir a la huerta, preséntalo a tus hijos como la lista de tesoros y que ellos busquen y encuentran los productos en la lista, puedes usar un plumón o estampitas para marcar los tesoros encontrados.

Haz una comparación en casa: compra del supermercado y de la huerta y pregunta: ¿se ven igual? ¿Se sientan igual? ¿Huelen igual? ¿Saben igual? ¿Cuáles son sus vegetales favoritos y por qué?

A los niños les encanta opinar, involúcralos en la compra de alimentos y la preparación de la comida - ¡estarán emocionados por comer verduras y platillos sanos!

e8de174c-6a49-4d10-8622-abe8c957f2ac
e8de174c-6a49-4d10-8622-abe8c957f2ac