Guía de consumidor Consiente

título blog.png
título blog.png

Creemos que es importante crear las cosas desde cero cuando se puede, ya que suele ser más económico, sano y mejor para el medio ambiente, ¡y se siente bien hacerlo! El movimiento DIY (hazlo tú mismo) es increíble, pero pocos tenemos el conocimiento y sobre todo el tiempo para crear todas esas cosas que necesitamos (ropa, muebles, electrónica etc.) y lógicamente terminamos comprando productos nuevos.

Existen algunas preguntas que podemos hacernos a nosotros mismos al momento de hacer compras, y así convertirnos en consumidores conscientes. Por ejemplo, cuando no puedo crear algo en mi casa… ¿dónde lo puedo conseguir? ¿En qué condiciones fue hecho? ¿Quién lo hizo? ¿Esa persona recibió un pago justo? ¿Es el material saludable para mí, el medio ambiente y la persona quién fabricó el producto?

Hoy queremos compartir con ustedes las preguntas que nosotros mismos nos hacemos en un esfuerzo para ser más responsables al momento de comprar. Hay cinco factores que consideramos antes de sacar la cartera:

list.png
list.png

¿De dónde proviene este producto?

  • ¿Es un producto local?
  • ¿Qué tan lejos tuvo que viajar para llegar hasta mis manos?
  • Si es un producto importado o de proveniencia cuestionable, ¿existe una alternativa que esté más cerca de casa?
  • ¿Fue hecho en una fábrica que emite desechos tóxicos o, por ejemplo, una huerta sustentable?

¿Cuál fue el proceso de elaboración de este producto?

  • ¿Fue el proceso dañino para el salud de los humanos y/o el medio ambiente?
  • ¿Cuántos recursos fueron utilizados para crear este producto? (agua, petróleo, etc.)
  • ¿Intentaron las condiciones en que fue hecho minimizar su impacto en el medio ambiente utilizando energía renovable, materiales recicladas u otras formas de reducir desechos?

¿Quién fabricó este producto?

Derechos humanos/de los trabajadores y condiciones de trabajo:

  • ¿Los trabajadores quienes fabricaron este producto trabajaron en condiciones seguras?
  • ¿Reciben un pago justo?

A quién estás apoyando con tu dinero:

  • ¿Quién está detrás del producto que estoy apoyando? ¿Es una corporación multinacional, pequeño negocio o individuo?
  • ¿El negocio tiene prácticas que yo apoyo?

¿De qué está hecho este producto?

  • ¿Es un producto de calidad, o no durará?
  • ¿Contiene ingredientes o materiales innecesarios, dañinos o tóxicos?
  • ¿Contiene ingredientes o materiales que son buenos para mi salud y para el medio ambiente?

¿Por qué necesito este producto?

Esta pregunta es la que deberíamos de hacernos más seguido. Un producto puede ser fabricado con materiales sustentables y por una empresa socialmente responsable, pero tal vez yo no tengo ninguna necesidad de tenerlo. Debemos ser sinceros con nosotros mismos al momento de considerar si realmente necesitamos algo o no. La vida entre más sencilla, más se disfruta.

Para cerrar, dejamos estas preguntas claves:

  • ¿Este producto mejorará mi vida?
  • ¿Puedo vivir felizmente sin este artículo?
  • ¿Ya tengo un producto parecido a este?
  • ¿Qué función única hace este producto en mi vida que ningún otro puede?
  • ¿Dónde guardaré este artículo? ¿tengo espacio en mi casa para él?
  • ¿Es un producto de alta calidad que llega a mis estándares como un consumidor consciente?

Si, claro que se puede llevar una vida sustentable en la actualidad, y una parte importante ésta es hacernos cada vez más conscientes de lo que estamos consumiendo y por qué.