Semillas criollas

English version: http://bit.ly/1Ml3nWSDSC_0108

Guardamos nuestras semillas criollas, principalmente para tomar un paso hacia la autosuficiencia, reduciendo así  la dependencia hacia las importaciones la cual es uno de nuestras grandes metas. Ésta esta la razón por la cual hacemos nuestra propia composta, del por qué fermentamos nuestro propio extracto de pescado y por qué empezamos a cultivar nuestros propios alimentos en el inicio. Actualmente preservamos las semillas de la fruta de nuestras berenjenas, pimientos y tomates.

Existen muchas razones por las cuales guardar las semillas; durante el siglo pasado se desplomó la cantidad de variedades de herencia debido a la carencia de jardineros guardando y cambiando sus propias semillas. Cuando los granjeros dependen de las empresas comerciales de semillas, cualquier semilla que se vende poco o sale lento simplemente es desechada  de la producción y desaparecen, por eso, guardar semillas es muy importante para la preservación de la diversidad genética.

La pérdida de variedades resulta en una menor variabilidad genética en las plantas de alimentos. Menos variabilidad significa una menor capacidad de adaptación a adversidades tales como enfermedades o cambios climáticos. Cada vez que se pierde una variedad de semilla perdemos otra oportunidad de alimentarnos en un mundo de cambios climáticos y disminución de recursos. Guardar semillas también ayuda a retener la resistencia que tiene la planta a plagas.

Cada año seleccionamos las plantas que crecen de la forma más feliz en nuestra huerta. ¿A qué nos referimos con plantas felices? Pues a las plantas que sufren menos en el clima, las que prosperan mejor en el tipo de suelo que tenemos y son menos afectadas por las plagas que existen en la región. A través del tiempo, eventualmente crearemos nuestras propias variedades de semillas que son climatizadas a las condiciones locales y específicas de Rancho Buen Día.

Cada hortaliza tiene una manera diferente de cosechar sus semillas; cosechamos los tomates y pimientos cuando la fruta está madura lo cual es una señal de que la semilla también lo está. Almacenar las semillas de pimiento es tan sencillo como tomar la fruta, sacarle las semillas, dejarlas secar y colocarlas en un sobre.

seeds

El proceso para los tomates es casi igual de sencillo, sus semillas vienen englobadas en gel que ayuda que pasan por el Sistema digestivo de animales sin resultar dañadas. Para guardarlas, primero tenemos que macerar la fruta en un plato de agua hondo, darles un par de días para que fermenten, luego escurrir el agua, piel y pedacitos de tomate, al último dejarlas secar.

tomato-seeds-940x626

Cuando la berenjena está lista para comerse, a sus semillas aún les falta un poco para madurar, entonces para cosecharlas es necesario permitir que la madure totalmente en la viña. Es muy sencillo saber cuándo las berenjenas Rosa Bianca están listas porque cambian de color de blancas con lila a amarillo. Ya maduras, las cortamos, sacamos las semillas, se dejan secan y las guardamos hasta que llegue el tiempo de sembrarlas.

Si quieres saber más sobre como guardar semillas visítenos en la huerta y con mucho gusto les platicamos todo lo que sabemos :)